Inicio > Propiedad intelectual > Yo también soy creador

Yo también soy creador

Estimada Ángeles,

Permíteme que prescinda de títulos y formalismos, Excelentísima Ministra y ese tipo de cosas y que pase directamente al tuteo, porque sé que tú también eres creadora. Te extrañará el revuelo que se ha formado en Internet con motivo del anteproyecto de un reglamento que debe desarrollar una Ley que ni siquiera ha pasado más trámites que el ser aprobada en Consejo de Ministros. O no te tanto, porque llegaste al cargo con muchos usuarios de Internet ya en contra. Primer error, no tienes a los usuarios en contra, sino a los creadores. Fíjate en lo perverso y retorcido del lenguaje: usuarios, sujetos pasivos. Mira lo que dice la RAE sobre el término:

usuario, ria. (Del lat. usuarĭus).

1. adj. Que usa ordinariamente algo. U. t. c. s.

2. adj. Der. Dicho de una persona: Que tiene derecho de usar de una cosa ajena con cierta limitación. U. m. c. s.

3. adj. Der. Dicho de una persona: Que, por concesión gubernativa o por otro título legítimo, goza un aprovechamiento de aguas derivadas de corriente pública. U. t. c. s.

Es decir, un usuario es un ciudadano que tiene derechos limitados para usar algo ajeno. O que puede aprovecharse de una corriente pública de aguas, qué bonita metáfora. Pero no te equivoques, los que están contra esta norma no son los usuarios, los que se limitan a visitar páginas Web o descargarse contenidos. Como creador no quiero ser un mero usufructuario de algo ajeno a mí que puedo usar con restricciones, no. Internet es un medio que ha crecido con la participación desinteresada de millones de personas en el mundo, que publican sus ideas, sus fotografías, sus vídeos, sus anhelos, sus sueños. No quiero que Internet sea un medio en el que unos crean contenidos y otros se limitan a recibirlos, no quiero que sea como la televisión o como los periódicos, en los que sólo tenemos las cartas al director como medio de expresión, quiero que siga siendo un espacio de encuentro entre creadores.

Querida Ángeles, yo también soy creador. Publico mis historias en un blog, algo insignificante. No cobro por mi creación, que no interesa a más de cuatro o cinco personas y cuya calidad es seguramente discutible, pero no cobraría por mis contenidos aunque los leyeran 40.000 personas al día. Simplemente tengo una necesidad de crear. Hago esto por amor al arte. Qué hermosa expresión, y qué olvidada la tienen algunos. No critico que cada uno defienda su medio de vida, entiendo que los músicos quieran vivir de su música y que los cineastas podáis vivir de vuestro cine. Pero para defender que los creadores puedan vivir de su obra estáis introduciendo una medida peligrosa y perversa.

Como te cuento, la medida que queréis introducir es peligrosa. Puede que su intención sea ir exclusivamente contra los que se dedican a copiar contenidos intelectuales ajenos y a cobrar por ellos, pero deja la puerta abierta para ir contra otros colectivos. Me vienen a la memoria unas palabras de Martin Niemöller que, no por gastadas, son menos hermosas:

Als die Nazis die Kommunisten holten,
habe ich geschwiegen;
ich war ja kein Kommunist.Als sie die Sozialdemokraten einsperrten,
habe ich geschwiegen;
ich war ja kein Sozialdemokrat.Als sie die Gewerkschafter holten,
habe ich nicht protestiert;
ich war ja kein Gewerkschafter.Als sie die Juden holten,
habe ich nicht protestiert;
ich war ja kein Jude.

Als sie mich holten,
gab es keinen mehr, der protestieren konnte.

Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista,Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata,Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista,Cuando vinieron a llevarse a los judíos,
no protesté,
porque yo no era judío,

Cuando vinieron a buscarme,
no había nadie más que pudiera protestar.

Esta cita se ha atribuido muchas veces de forma incorrecta a Bertol Brecht. Como ves los creadores a veces se apropian de contenidos ajenos, unas veces de forma consciente y otras sin quererlo. Protestamos porque con vuestra medida ahora váis a por los piratas, pero no sabemos el alcance que tendrá en un futuro. Porque hay otras formas de conseguir que los creadores que lo deseen cobren por su trabajo, porque hay otros canales para distribuir contenidos y cobrar por ellos, porque no tenéis imaginación si lo único que se os ocurre es este tipo de medidas restrictivas y porque lo que este país y la cultura necesita (y digo cultura y no industria cultural) es innovar, crear, imaginar. Porque, y perdona que me ponga serio, demostráis que no tenéis nuevas ideas, que seguís anclados en un pasado que, para bien o para mal, es imposible recuperar, elegís soluciones mediocres cuando lo que necesitamos son soluciones brillantes y que concilien todos los intereses.

Estimada Ángeles, yo sólo soy un tipo anodino y esto que escribo sólo lo van a leer cuatro o cinco personas. No creo que llegues a saber nunca de mi existencia, pero al menos me desahogo. Recuerda, no tienes en contra a los usuarios, sino a los creadores. Da que pensar, ¿no?

Anuncios
Categorías:Propiedad intelectual Etiquetas:
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: