Inicio > Nueva economía > Copistas de libros y copistas musicales

Copistas de libros y copistas musicales

diciembre 12, 2009 Deja un comentario Go to comments

Generalmente en España se toma la fecha de 1492 como la que marca el paso de la Edad Media al Renacimiento; sin embargo deben considerarse otra serie de hechos relevantes que no son sino el indicativo de una serie de avances técnicos y cambios sociales profundos: la caída de Constantinopla (1453) o la aparición de la imprenta (1440) son dos hechos fundamentales que podrían tomarse igualmente como fecha para el cambio de Edad.

La invención de la imprenta, en concreto, supuso un avance técnico relevante que permitió la difusión de la cultura y el abaratamiento de los libros. Contrariamente a lo que pueda pensarse, la aparición de la imprenta no fue la que originó un aumento en la demanda de libros, sino que desde el siglo XIII la demanda de libros había experimentado un auge importante. Los copistas monásticos eran sólo una parte de la industria de producción librera; asociados a las universidades aparecen copistas laicos y libreros que producen libros más pequeños y menos ornamentados, esto es, más baratos, lo que permite aumentar las producciones, por lo que previamente a la aparición de la imprenta es posible hablar ya de una industria del libro.

Me imagino que la aparición de la imprenta supuso un duro revés económico para aquellos copistas que sufragaban sus estudios mediante la copia de libros e incluso para los monasterios, que incrementaban sus ingresos con copias para la nobleza. Sin embargo el oficio de copista desapareció, como hoy en día los modernos copistas de contenidos musicales y audiovisuales ven como su negocio tradicional se reduce cada día más. Y no por culpa de la copia ilegal, sino porque los modelos de distribución de contenidos tradicionales ya no satisfacen las necesidades de los consumidores. La cuestión es encontrar y explotar nuevas vías de distribución que permitan ganar a todos: creadores, distribuidores y Estado (que por supuesto participa en los beneficios mediante los impuestos).

No me imagino una Ley creada ad-hoc para intentar defender los derechos de los antiguos copistas. Pero el problema es que, aunque se eliminara la piratería, el modelo de negocio de los modernos copistas está condenado a desaparecer. Si realmente la industria audiovisual y musical piensa que su mayor enemigo son los ciudadanos que realizan copias ilegales los que van a acabar con su negocio, es que no entienden el mundo del siglo XXI. Quizá deberían repasar la historia del siglo XV.

Nota: para más información podéis consultar http://sepiensa.org.mx/contenidos/historia_mundo/media/cultura/libros_3.htm

Anuncios
Categorías:Nueva economía
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: