Inicio > Telecomunicaciones > Telecomunicaciones y catástrofes

Telecomunicaciones y catástrofes

Esta mañana he leido en un par de medios de comunicación locales la noticia de que Extremadura va a enviar a Haití una unidad de emergencia de telecomunicaciones. Por supuesto es lógico que en una situación tan extrema, la coordinación de los diversos agentes que participan en las labores de rescate y atención a las víctimas (bomberos, sanitarios, policía, ejército, voluntarios) es fundamental, y para que dicha coordinación se pueda llevar a cabo es necesario contar con una infraestructura de telecomunicaciones segura.

En Europa existen sistemas específicos para las comunicaciones de los cuerpos de emergencia y seguridad, las redes TETRA y TETRAPOL. Se trata de sistemas de transmisión radio que utilizan una banda dedicada, precisamente para evitar su saturación en los momentos de máxima seguridad. En concreto, en España se utiliza TETRAPOL en la red nacional de los cuerpos de seguridad del Estado (SIstema de Radiocomunicaciones Digitales de Emergencia del Estado, SIRDEE); por su parte TETRA se utiliza por los servicios de emergencia de varias provincias, aunque no es raro ver todavía a agentes de policía local que utilizan los antiguos sistemas PMR. La ventaja de todos estos sistemas es que son muy adecuados para atender una catástrofe porque están pensados para su uso en movilidad, pero en una situación de emergencia es necesario disponer de todas las redes de comunicación a nuestro alcance. Según las recomendaciones de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU, por sus siglas en inglés), ante una emergencia es necesario disponer de todos los sistemas de comunicaciones que sea posible (telefonía, redes de datos, red móvil, etc.) accesibles de forma universal o al menos para la mayor parte de la población.

En los últimos años la tendencia en las redes ha sido la de la convergencia, y las redes de emergencia no son ajenas a este proceso, por lo que no es de extrañar que se desarrollen redes de seguridad basadas en tecnología IP.

Sea cual sea la tecnología empleada, para mantener las comunicaciones en situaciones catastróficas, es imprescindible un sistema de redundancia para los equipos críticos (sistemas de conmutación, servidores) con al menos dos centrales físicamente distantes, para minimizar el riesgo de caida simultánea, y preparadas para asumir la carga total del tráfico de la red (o al menos la mayoría del tráfico) en caso de caida de la otra central. Esto obliga también a dotar de sistemas de trasmisión redundantes a la red, de modo que se evite en la medida de lo posible la interrupción del tráfico en caso de caida de un troncal. Otra solución es la de dotar de inteligencia a los nodos de la red, de forma que puedan estar operativos aun si se pierde la comunicación con la central de conmutación. Tanto los sistemas redundantes como los nodos inteligentes son evidentemente soluciones con un coste elevado, pero ante una catástrofe son sistemas que pueden salvar vidas.

En Extremadura dentro de poco tendremos ocasión de comprobar si nuestros sistemas de comunicación están a la altura de lo que requiere la sociedad. Esperemos que así sea.

Edito: enlace para el que quiera o pueda colaborar para reconstruir las vidas de los que han sobrevivido.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: